Catálogo

Marcas
2 artículos en total

La Cuna es uno de los productos necesarios para el buen descando del bebé.

La cuna es el mueble más importante de la habitación de tu bebé, en ella, pasará muchas horas durmiendo, sobre todo en los primeros meses, así que es importante elegir un modelo que sea seguro y, a la vez, cómodo para que tu pequeño descanse bien.

El tiempo de utilización de la cuna es bastante amplio: tu bebé va a dormir en su cunita desde, aproximadamente los 6 meses hasta los 3 años. Además, si eliges un modelo convertible en cama, el tiempo de uso se prolongará durante más tiempo. Por este motivo es muy importante hacer una buena elección. Antes de nada, tendrás que decidir qué tipo de cuna es la perfecta para ti y tu bebé. Os contamos, a continuación, cuáles son los tipos de cunas más habituales:

La cuna tradicional: consiste en la cuna clásica que todos conocemos: la cuna con barrotes. Hoy en día, existen muchos diseños y estilos diferentes: desde aquellas en las que todas las paredes están elaboradas con barrotes a modelos en los que solo tienen barrotes las paredes laterales, mientras que el frontal y la parte trasera está compuesta por una sola pieza o combinada entre una pieza y barrotes.

Puedes elegir el estilo que más te guste y que más acorde vaya con la decoración de tu casa: un diseño vintage o moderno, con detalles de lujo, en color blanco o madera, con dibujos, combinada en varios colores según la habitación del bebé… Una de las características básicas que debe tener toda cuna es la posibilidad de poder graduar el colchón en dos alturas: una altura más alta cuando el bebé es más pequeño y una altura más baja cuando ya es capaz de ponerse de pie solito.

Las cunas de colecho: hoy en día, la técnica del colecho está cobrando mucha fuerza debido a las grandes ventajas para el bebé y para los padres según los últimos estudios realizados. El colecho consiste en una práctica en la que los niños duermen junto a los padres. Para poder practicarlo, es necesario hacerlo con seguridad ya que sino existe riesgo de asfixia. Para ello, existen las cunas colecho. Estas cunas son como las cunas tradicionales con la diferencia de que uno de sus laterales se elimina para poder fijarlas mediante unas correas a la cama de los papás.

Cunas convertibles: son ideales si quieres utilizar la cuna durante mucho más tiempo. En un principio, se usan como cunas tradicionales y cuando el bebé ya deja de usar la cuna, se convierten en una cama o en un escritorio. Lo bueno de estas cunas es que no hace falta comprar una cama cuando el niño sea mayor, aunque la inversión inicial es mayor.

Consejos para elegir una cuna para el bebé.

  • El somier ha de ser estable y rígido. La altura interior debe ser 60cm en la posición más baja y unos 30cm en la posición más alta.
  • La separación entre los barrotes deben tener una separación máxima de 6 ó 7 cm para evitar que el niño pueda meter la cabeza entre ellos. Inicialmente, es aconsejable utilizar una chichonera, pero, una vez que tu peque sepa ponerse de pie habrá que quitarla para que no la use de trampolín para salirse de la cuna.
  • Si la cuna lleva ruedas asegúrate que tengan freno.
  • El material de la cuna: la pintura, laca barniz… no debe contener elementos tóxicos.

Cuando sea el momento de colocar la cuna en la habitación hazlo en un lugar que sea seguro. No la pongas pegado a una ventana ni a un calefactor. Tampoco coloques peluches dentro de ella ni adornos porque pueden utilizarlos para trepar fuera de la cuna.

Si necesitas más información sobre la cuna perfecta para tu bebé o una cuna de viaje, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de asesorarte.

Sin artículos

To be determined Shipping
0,00 € Total

Check out